Updated : Nov 05, 2020 in 未分类

El Atlético cambia su estilo

El Atlético no pudo llevarse los tres puntos de su visita al Lokomotiv. Y no fue porque no lo intentase. El equipo rojiblanco dominó el partido desde el primer instante y se adelantó en el marcador por medio de un cabezazo de Giménez, pero un penalti señalado a instancias del VAR provocó que el primer y único remate de los rusos a portería en todo el partido acabase en gol por obra de Miranchuk. 

Un tanto que los de Simeone no fueron capaces de doblegar, pese a intentarlo con constancia y volcándose hacia la meta de Guilherme con una superioridad máxima en los primeros minutos de la segunda mitad, dirigidos de nuevo por un excelso João Félix y la entrada del omnipresente Koke. Las ocasiones más importantes no se concretaron en gol por detalles, con el cabezazo del vallecano al larguero, el paradón del meta al portugués o el remate de Suárez con el que se encontró el portero casi sin esperarlo. Ya en la primera mitad Correa se había topado con la madera con un disparo esplendido desde fuera del área en una nueva muestra de que este Atlético busca la portería rival con mucho más ahínco que en temporadas pasadas.

Un total de 14 remates, seis de ellos a puerta, 10 córners y un 65% de posesión que no sirvieron para hacerse con unos tres puntos que hubiesen encarrilado la clasificación a los octavos. Esta vez el resultado no acompañó, pero, puestos a empatar, la gran mayoría de aficionados parecen convencidos de que es más agradecido vaciándose por intentar conseguir otro gol. Hay que tener en cuenta que el Lokomotiv acabó celebrando por todo lo alto el empate en casa ante el Atlético, pero los rojiblancos siguen dependiendo de sí mismos para clasificarse y jugarán dos de los tres partidos que faltan en la fase de grupos en el Wanda Metropolitano. Si competir con el Bayern parece imposible, ganar a los rusos y al Salzburgo garantizaría estar en la siguiente fase.

Más allá de la decepción y la frustración por el empate, el partido en Moscú fue una nueva prueba de que este Atlético 2020-21 está mucho más preparado para atacar y someter al rival que en años anteriores. El Cholo situaba en la previa del partido contra el Lokomotiv al recién llegado Luis Suárez como piedra angular de este cambio de estilo: “Siempre las características de los futbolistas te marcan el camino a buscar y los entrenadores buscamos potenciar al equipo. Creo que todo esto se genera a partir de la presencia de Suárez. Hay una necesidad de abastecerlo, con Costa y Morata había otras características al espacio y con terreno largo. Buscábamos otras situaciones. Luis necesita mas gente cerca de él, vivir donde hace daño y el equipo trabaja en búsqueda del camino de lo más complicado, que es el gol”.

João Félix, faro en ataque

Y es indudable que el uruguayo no tiene ya esa punta de velocidad de sus primeros años en el Barça o los últimos en el Liverpool, pero que sí que juega con maestría de espaldas, define en el área y combina con sus compañeros mejor que delanteros anteriores. Sin embargo, este nuevo Atlético no solo favorece a Suárez. Tener más el balón y con más opciones de combinar en los metros finales ha provocado que todos los futbolistas ofensivos rojiblancos se vean más acompañados arriba. De partida, la situación de Koke en el doble pivote ha implicado un equipo con más fluidez en la salida, capacidad de romper líneas desde el medio y de dar el último pase. El capitán es el líder en esa faceta y libera una posición en banda que con la baja de Saúl ha sido cubierta por otro jugador ofensivo.

Así, el vallecano se ha visto con dos jugadores verticales por las bandas, principalmente Llorente y Correa, pero también con Carrasco, Vitolo o Lemar tirando desmarques, poniendo velocidad, sumándose al ataque con constancia y abriendo huecos para la aparición estelar de João Félix. El portugués mejora al equipo cada vez que entra en contacto con el esférico y con esta nueva versión más ofensiva se siente mucho más protagonista. Ha logrado la continuidad que le exigía Simeone y se está convirtiendo en el líder del equipo en ataque. Ante el Lokomotiv fue de nuevo el mejor, pese a no conseguir el premio del gol. Llegaba tras dos dobletes consecutivos, pero una mano espectacular de Guilherme le dejó sin un golazo. Ofreció una jugada magnífica con tres recortes en el área que no pudo concretar Suárez y de nuevo detalles de superclase.

También los laterales se ven favorecidos por esta versión más ofensiva del Atlético y jugadores como Herrera han ido ganando un protagonismo que no tuvieron el curso pasado. Acudiendo a los datos, el Atlético ha rematado más que el rival en siete de los nueve partidos oficiales que ha disputado. Todos salvo contra el Bayern y en la visita al Celta. En todos los encuentros salvo esos dos llegaron más de 10 intentos de gol (en Balaídos fueron 9) y contra el Granada se alcanzaron los 10 tiros a puerta (contra el Villarreal fueron 13 remates, pero ninguno a portería). En los últimos cuatro partidos se han conseguido nueve goles y en total van 17 tantos en nueve encuentros (casi dos por partido).

Más control de los partidos

En cuanto a la posesión, el Atlético ha tenido el balón más que el rival en cinco de esos nueve duelos disputados hasta el momento (Granada, el 55%; Huesca, el 63%; Villarreal, el 54%; Osasuna, el 55% y Lokomotiv, el 65%). Ni contra el Bayern bajó del 40% de posesión, mostrándose como un equipo más dominante y con más ganas de ser protagonista en los partidos. Más posesión es una alegría para futbolistas como Koke o João Félix, que siempre crecen con la pelota. Otro de los cambios más drásticos en el equipo es ver como, tras adelantarse en el marcador, se busca aumentar la renta en lugar de replegarse sobre campo propio. Algo que se comprobó con éxito contra Osasuna, Betis o Granada, donde ir ganando no impidió lanzarse a por más tantos y plasmar la superioridad arriba en el marcador principalmente en las segundas partes.

Encaje de Saúl y Kondogbia

Saúl regresó ayer al equipo en Rusia tras perderse cinco encuentros por molestias. Entró de partida por Koke, jugando por delante de Herrera con más libertad para pisar área rival y formando en varias ocasiones una línea de tres con el mexicano y Llorente. Fue sustituido en el descanso por el capitán, volviendo al plan de los últimos partidos. Horas antes, el Atlético había anunciado el fichaje de Kondogbia, músculo, potencia, recuperación, disparo y salida de balón desde el pivote. Simeone tendrá difícil dar encaje a todos, con una plantilla muy competitiva donde cada jugador deberá dar el máximo para tener minutos.

La duda reside entre seguir jugando con un doble pivote con cuatro futbolistas ofensivos por delante o volver a ver a Koke en banda o a Saúl en un costado con ida y vuelta más un pivote por detrás, con Kondogbia, Herrera y Torreira peleando por un sitio. Todo dependerá del momento de forma, el rival enfrente y el tipo de partido que plantee el técnico. Lo que parece claro es que este Atlético quiere volver a ser protagonista con balón, llegar más al área rival y suministrar balones a Suárez. Aunque pueda ocasionar mayor fragilidad atrás, todo lo que pase por potenciar a João Félix parece una gran idea. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *