Updated : Dic 15, 2020 in 未分类

El mejor Granada de la historia sabe salir de los baches

«Es un momento histórico para el club después de 90 años«. Son palabras de Diego Martínez, el entrenador que ha liderado el milagro de un Granada que ha pasado en apenas dos cursos de Segunda División a retar a muchos de los mejores equipos de Europa. Compatibilizar la gloria continental con la exigencia de la Liga («lo que te da de comer» como dice Diego) no es sencillo. Y más en tiempos de calendario apretado, tres partidos por semana, lesiones, pandemia. El Granada había sumado solo dos puntos de 15 posibles en Liga. Y contando los partidos de Europa League, dos victorias en diez encuentros ambas contra el Omonia de Nicosia de Chipre. Malas cifras estadísticas, leídas así de sopetón, que no deben ocultar todo lo bueno anterior al brote de Covid detectado antes del encuentro contra el equipo chipriota.

El Granada es séptimo en la clasificación. 12 partidos jugados, cinco ganados, tres empates y cuatro derrotas. Con estos números hemos hecho una comparación con tres temporadas estelares en la jornada 13. Y recalcamos que es la 13 y no la 12 porque en esta campaña el equipo entrenado por Diego Martínez está con partido menos con relación al calendario oficial.

Y la comparación resulta interesante. Nos trasladamos a la temporada 1971-72. En la jornada 13 el Granada era decimosegundo en la clasificación con cuatro triunfos, cuatro empates y cinco derrotas. Aquel gran equipo con Ñito, De la Cri, Falito, Fernández, Aguirre Suárez, Porta, Barrios o Lasa, con Joseíto como entrenador terminó sexto en la clasificación con un hito insuperable: derrotó en Los Cármenes a los cinco primeros de la clasificación, a saber: Real Madrid (2-1), Valencia (1-0), Barcelona (2-0), Atlético de Madrid (1-0) y Las Palmas (3-0).

El segundo sexto puesto llegó dos años después. Fue en la campaña 1973-74 en la recordada Liga en que Johan Cruyff debutó con el Barcelona contra el Granada en el Camp Nou (4-0). En la repetida jornada 13 de aquel ejercicio el Granada era décimo con cuatro victorias, cinco empates y cuatro derrotas. Seguía la base de grandes jugadores antes mencionados a los que debemos añadir a Castellanos, Montero Castillo, Quiles, Izcoa o Chikito Oruezábal. Una gran etapa.

La tercera temporada de referencia es la del año pasado, la del retorno a Primera División con Diego Martínez como entrenador. Y, como no, nos vamos a la famosa jornada 13. El Granada ocupaba la octava posición con seis victorias, dos empates y cinco derrotas. Ya es el Granada reconocible de Rui Silva, Neva, Duarte, Germán, Soldado, Puerta o Machís, la base del EuroGranada actual. El séptimo puesto, su segunda mejor clasificación de todos los tiempos en Primera, fue el pasaporte para la Europa League donde ahora hace historia. ¿La clave? Trabajo bien hecho y la filosofía de Antonio Monterrubio, el director general. La primera laboral. «Pasito a pasito». La segunda de colectivo. «Somos una familia». La tercera de señas. «Eterna lucha». Esto explica el éxito del EuroGranada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *