Updated : Mar 10, 2020 in 未分类

Perder la posesión, sinónimo de puntos para el Girona de Martí

El Girona está subido en una montaña rusa emocional y actualmente está necesitado de inputs positivos. Los dos últimos empates le han impedido seguir escalando posiciones en la tabla y pese que está afianzado en el playoff, con lo realizado hasta la fecha no le llegaría para alcanzar el objetivo del ascenso a Primera. Pep Lluís Martí ha apostado en los últimos duelos por agitar a su equipo titular y la reacción esperada no llega. Además, el juego del equipo no está siendo el esperado pese a que acostumbra a tener más posesión que el rival. Pero con Martí, tener más el balón que el adversario no es sinónimo de éxito. Es más, en los duelos que ha perdido la posesión siempre ha puntuado.

Pep Lluís Martí lleva 18 encuentros al frente del Girona y el balance es de ocho victorias, seis empates y cuatro derrotas. Y, casualidad o no, pero todos los partidos en los que no se ha sumado ni un solo punto ha habido algo en común: el conjunto rojiblanco ha dominado la posesión. Así sucedió ante Numancia (2-0), Mirandés (0-3), Rayo (1-0) y Tenerife (1-0). Y también, curiosidad o no, pero en los tres duelos en los que el bloque gerundense ha tenido más del 60 por ciento del tiempo el balón en su poder (lo máximo ha sido 62,1%), no ha acabado ganando. Pasó contra el Mirandés en Montilivi (0-3), en Tenerife (1-0) y la pasada jornada en casa ante el Albacete (1-1).

En Segunda, el gusto por el juego directo está más extendido y acostumbra a tener mayor premio. Es más, al Girona de Martí no le ha ido mal cuando se ha visto sometido por el rival porque este curso, con él, tan solo ha perdido la posesión en cinco partidos y el balance es favorable. No hay derrotas. Dos victorias, ante Extremadura y Lugo, y tres empates, contra Zaragoza, Ponferradina y Mirandés. En el triunfo contra el conjunto lucense, el Girona tan solo tuvo un 49,6 por ciento la posesión (la cifra más baja con Martí). En esta categoría, tener el balón no te asegura las alegrías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *