Updated : Abr 22, 2021 in 未分类

Llorente, la apuesta más segura

Marcos Llorente vale para un roto y para un descosido. El madrileño es ya, pase lo que pase, uno de los futbolistas más determinantes de la Liga y una solución a gran parte de los problemas que le van surgiendo a Simeone. Su polivalencia y su buena actitud multiplican las opciones del técnico, que ante las bajas de Suárez y João Félix no ha dudado en utilizarlo como delantero. Ante el Eibar, respondió con dos goles y esta tarde repite junto a Correa en punta.

Sus cifras le señalan como un jugador decisivo. En Liga lleva once goles y ocho asistencias (sólo Aspas ha dado más, diez), y en Champions marcó uno y dio otro. Es decir, ha participado en 21 tantos del equipo, tantos como Luis Suárez (19 más 2), el gran especialista de la plantilla en estos guarismos. Y eso que, aunque en los últimos entrenamientos esté trabajando como un ariete más, la mayoría de los minutos los ha tenido en la segunda línea, como interior, como extremo e incluso como carrilero, haciendo de Trippier, o medio centro, aquello para lo que fue fichado y suena ya a otra época.

Ariete con el Atlético, lateral con España

Porque otro de los aspectos en los que ha destacado Llorente es el despliegue físico, pero también a él le ha atacado la fatiga y su rendimiento lo acusó. El madrileño es de los que no rota (3.009′ con el Atlético) y ahora, además, suma minutos con la camiseta de la Selección: en el último parón acumuló 205′ como lateral derecho, el plan que tenía Luis Enrique para él. El parón supuso más carga.

Por todo eso, cuando le tocó cumplir sanción ante el Betis, y aunque se le echó de menos en el campo, el cuerpo técnico lo tomó como un respiro para su futbolista todoterreno. Aquella semana, sus entrenamientos estaban orientados a cargar las pilas para el esprint final. Una minipretemporada de primavera. Si no hay contratiempos, Llorente debe ser muy importante en los siete partidos que vienen por delante.

Otro de los secretos de Llorente está en la nutrición. El jugador siempre ha seguido la dieta paleolítica, pero ahora ha ido más allá, y se somete al ayuno intermitente, que consiste en no ingerir alimentos en un periodo de tiempo de entre 12 y 16 horas al día. Sin embargo, este martes dio un paso más. El futbolista sorprendió a sus más de dos millones de seguidores de Instagram con una imagen en la que aparecía con tres platos llenos a rebosar. Lo curioso no era el número de platos, sino que se había pasado todo un día sin comer nada. “Y después de 24 horas sin comer, a des-ayunar. Llorente se cuida hasta el más mínimo detalle y es todo voluntad en el campo. Un valor seguro en el Atleti del Cholo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *